08 abril 2010

El olvido de los politicos

A veces los políticos parece que se olvidan de que son elegidos por personas que son como ellos, para luego dejarse llevar por la codicia y avaricia que les proporciona el cargo y dejan de ser personas normales para pasar a ser personas muy por encima de los demás. Actúan y hacen cosas para en la mayoría de los casos enriquecerse y pasan de ser unos simples trabajadores para ser multimillonarios a base de sobornos y prebendas, se endiosan y se creen intocables, hasta que sucede algo, les investigan y bajan de golpe a la tierra, donde pasan a ser apestados por los suyos y los no suyos. Los que antes les pasaban la manica por la espalda ahora apenas los conocen. Me da igual el signo político de cada uno ya que en todos sitios cuecen habas y en mi casa a calderadas como dicen en mi pueblo.
Mientras el pueblo que les vota pasa penurias ellos a lo suyo, a seguir cobrando y a seguir jodiendo al trabajador, a seguir proponiendo ideas idiotas, abaratar el despido para que haya trabajo dice el capital, mientras ellos a comer bogavante y centolla gallega, con ese mismo capital que desprecian tanto. A bajarnos el sueldo nos piden a los trabajadores, sin dar antes ejemplo y bajárselo ellos antes, luego ves el parlamento vacio, cuando a cualquiera de nosotros como faltemos a trabajar nos joden medio sueldo y como faltes tres días seguidos te echan sin una perra, y ya esta bien joder, de agobiar a la gente y de decir estupideces en el congreso y de recibir prebendas y que encima les salga gratis, y de que te engañen diciéndote que no tienen nada para luego verlos vestidos de Ralph Laurent.
Los políticos son personas que según mí entender tendrían que ser más blancos que los demás. No tirarse tanto los trastos a la cabeza y poner soluciones para que los que les votamos podamos vivir un poco mejor, solo un poco. La gente normal no pedimos nada más que poder pagar nuestras facturas e intentar vivir sin agobios, algo absolutamente normal por otra parte. Nos escandalizamos con los recientes casos de corrupción, de cómo vivía esa gente y de cómo se enriquecía a costa de los demás, y nos indignamos al verlos pasear por la calle tan tranquilos, e incluso conseguir fianzas millonarias personas que según ellos no tienen nada, mientras que el resto de los mortales como dejes de pagar la luz te la cortan sin miramientos. Y, ¡ya eta bien! De tanta hipocresía, el que ha robado estando en un cargo público y se haya enriquecido a costa de el a la cárcel sin miramientos e inhabilitado de por vida. Sin embargo creo y confió en la justicia, como creo y confió en que hay políticos honrados, porque sino fuera de otra manera estoy seguro que me volvería loco de tanto pensar.
José Manuel Angulo

No hay comentarios:

Revista digital salamagA Marzo

Tambien en Daylimotion

Search


contador

Decora tu blog

Ayuda BLOG