30 marzo 2009

El ASESINO (CONTINUACION)

Una vez que se hubo marchado la mujer Carlos y yo caímos en la cuenta de algo que se nos había pasado por alto y que era importantísimo, además de imperdonable ,se nos había olvidado preguntar al forense sobre el arma homicida de los asesinatos del Colmenar y de la chica.

Volvimos al anatómico forense de nuevo, allí nos volvió a recibir el mismo auxiliar antipático de la otra vez.

-Buenos días, queremos hablar con Javier el forense jefe y lo queremos ya- le dije de muy mala leche y añadí con cinismo-.Por favor.

Se giro sin contestarme entrando en el edificio, en seguida apareció Javier que nos hizo pasar a su despacho.

Buenos días, ustedes dirán aun no nos han mandado el cadáver de la chica.

-No, no veníamos por eso, bueno en parte si, veníamos porque se nos ha olvidado preguntarle por el arma homicida en los crímenes del Colmenar y por supuesto por el de la chica.

-A si, el arma con la que asesinaron a los empresarios y sus amigos fue una Tokarev del calibre 7.62.A todos les dispararon a quemarropa, encontramos quemaduras alrededor de la herida, todos los disparos fueron cometidos por la misma arma. No la encontramos lo que indica que sigue en poder del asesino. Lo que sí puedo adelantarle a falta de la autopsia es que a la chica la mato con un golpe en la cabeza, producido seguramente por una barra de hierro o algo similar.

-Muchas gracias Javier -.Contestamos los dos.

Salimos ahora con las ideas mucho más claras, por lo menos teníamos algo que buscar, la Tokarev no era un arma muy común en España no se vendía así que lo más probable era que el asesino la hubiera traído de fuera. Era una pistola de origen ruso lo que indicaba que el asesino seguramente habría servido como militar o guardaespaldas en algún lugar del este, de donde cogería el arma.

    ……………………………………………………………………………………………….

 

El asesino limpiaba el arma con cariño, una pistola que se había traído de su estancia en Bosnia. Aún recordaba en la cara del bosnio que mato para quitársela, lástima que se había acabado esa guerra, una guerra hecha a la medida de personas como él. Bajó la vista al mapa planeaba una nueva operación.

 

  ………………………………………………………………………………………

 

Empezamos a buscar por todas las armerías de la ciudad preguntándonos si alguien por casualidad habría vendido una tokarev y si luego otra persona la hubiera comprado. Después de recorrernos más de la mitad de las armerías de la ciudad nuestro resultado fue infructuoso.- Este cabronazo tapa bien sus huellas -. Comento Carlos.

-A todas las unidades que se encuentren cerca de la calle del Roncal, están cometiendo un atraco en la sucursal del BBVA, los ladrones se encuentran en su interior, procedan con cautela -. Ladro la radio del coche.

- ¿Nos hacercamos?, estamos en la calle de al lado -.Pregunto Carlos.

- Claro-, conteste – no creo que haya ningún inconveniente, No pongas la sirena a ver si los cogemos infraganti.

Dimos la vuelta con el coche acercándonos lentamente, para que no se percataran de nuestra presencia. Vimos un coche delante del banco en doble fila con un tío dentro que conocíamos muy bien.

El chino le apodaban, su historial era amplio ,desde los catorce años  no había hecho otra cosa que delinquir con un constante salir y entrar primero de reformatorios y después de la cárcel. Sé había convertido en un conductor profesional experto en atracos. Seguro que a sus compinches también los conocíamos. Seguimos circulando y un poco más adelante paramos el coche, nos bajamos a Carlos le indique que fuera rodeando al coche de los atracadores sin que el chino se diera cuenta y hullera provocando así un atraco con rehenes. Carlos se fue acercando lentamente al coche de los atracadores mientras que yo me iba haciendo el despistado para que no se fijara en mí el conductor y no provocar su huida. Con una rápida mirada pude ver en el interior a varios conocidos nuestros, uno llevaba una recortada y las otras dos armas cortas. Giré en la esquina y pude ver como Carlos empezó a sacar su arma reglamentaria. Cuándo se encontró cerca del chino le apunto agachado para que no le vieran a la cabeza diciéndole; - no muevas ni un musculo de la cara, no levantes las manos del volante, estate quietecito y no pasara nada.

Me hizo un movimiento con la cabeza indicándome que tenía controlado al chino y que ya podía actuar.Acercandome estaba cuando por el rabillo del ojo vi acercarse a un coche patrulla con la sirena puesta a toda velocidad, “éstos la van a cagar” pensé, no me dio tiempo ni a hacerles una señal a los policías de uniforme, en ese momento todo se desencadeno con absoluta celeridad. Los atracadores empezaban a salir con el de la recortada a la cabeza que se encontró de bruces con el policía que en ese momento salía del coche sacando su arma.

-¡No, atrás! -.le grite al policía, ya no me dio tiempo a mas, el atracador de la recortada sin pensárselo dos veces descerrajo un tiro alcanzando de lleno al policía en el pecho. Carlós y yo sin pensárnoslo dos veces disparamos a la vez abatiendo al individuo de la recortada, los otros dos atracadores al ver como caía su compinche tiraron sus armas entregándose sin pelea. Todo el acontecimiento no duro más de cinco minutos aunque a mí me habían parecido cinco horas. Al momento se lleno el lugar de sirenas apareciendo más coches de policía y ambulancias. Me dirigí al policía abatido muriendo este en mis brazos, el tiro le había deshecho el pecho y no se podía hacer nada por él, lo deje en manos de los dos sanitarios que se acercaban a la carrera haciéndoles signos con la cabeza como que no se podía hacer poca cosa por él. Carlós se acercaba lentamente después de entregar al chino a los policías que habían llegado.- y, ¿ahora qué hacemos?-.Pregunto.

- Pues que vamos a hacer, vámonos a informar a Márquez que seguro que estará Echando chispas.

 

Aun no habíamos entrado por la puerta cuando oímos graznar a Márquez.

-   ¡A vosotros qué coño os pasa!, precisamente a vosotros ¿es que estáis tontos o qué? No tenéis bastante con estar en el ojo del huracán con el caso que lleváis en manos, que encima me organizáis un tiroteo en el centro de la ciudad.

-   Jefe…..ni jefe ni ostias, me interrumpió ¡a la puta calle a investigar!, no os quiero ver por aquí sin algo en concreto! , ¡a la puta calle los dos!.Otra cosa ,no atendáis a ninguna llamada de radio ¡entendido!. 

2 comentarios:

estoy_viva dijo...

Se quedo interesante espero la continuacion de este relato negro es asi como se llaman?
feliz comienzo de semana
Con cariño
Mari

LuNa... dijo...

SIGO TU HUELLA
FIEL...
QUIERO SER UN PILAR MAS
DE TU TIERRA
QUIERO SER LA LUNA QUE ILUMINA TUS NOCHES Y
VELA TU SUEÑO

ME QUEDO ENGANCHADA CON TU ESCRITO AMIGO

ESPERO...

Y TE AGRADEZCO POR ESTAR
CERCA DE MI

TE SIENTO..

DESDE MI LUNITA

LuNa

Revista digital salamagA Marzo

Tambien en Daylimotion

Search


contador

Decora tu blog

Ayuda BLOG